Jardín vertical artificial, el perfecto aislante térmico y acústico

By 3 junio, 2022Uncategorized
Jardín vertical artificial, el perfecto aislante térmico y acústico

El jardín vertical artificial está muy de moda en el mundo de la decoración, pero cuenta con multitud de ventajas y beneficios más allá de su apariencia estética. El jardín vertical artificial es un aislante tanto térmico como acústico que, además, aporta un toque diferencial a la zona en la que se instala.

Jardines verticales como parte de la decoración

En el ámbito de la decoración, los jardines verticales permiten cubrir una pared vacía, una pared en malas condiciones, esconder sistemas de iluminación o conductos de ventilación, entre otras cosas. De una manera sencilla, barata y cómoda se pueden conseguir grandes resultados.

Además, los jardines verticales aportan una nota de color y crean un ambiente que te acerca a la naturaleza, estés donde estés.

Propiedades aislantes de los jardines verticales artificiales

Los jardines verticales cuentan con propiedades aislantes tanto térmicas como acústicas. En las grandes ciudades y zonas cálidas, no es raro ver edificios que cubren su fachada con un jardín vertical para aislar el calor y el ruido de la gran ciudad.

Ya sea un jardín vertical natural o uno artificial, este tipo de aislamiento es muy eficaz y favorece el ahorro energético. Esto se debe a que funciona perfectamente como aislante para el calor y el frío, manteniendo unas temperaturas óptimas y un ambiente agradable durante todo el año. Asimismo, es un perfecto aislante acústico, ya que obstaculiza la entrada de ruido a través de las paredes.

Aparte de ahorrar energía y controlar la contaminación acústica de las grandes ciudades, el jardín vertical artificial es una muy buena alternativa para decorar y acercar la naturaleza.

Beneficios de instalar un jardín vertical artificial

El jardín vertical artificial se puede instalar tanto en interior como en exterior. Aparte de ser un elemento decorativo, instalar un jardín vertical artificial nos aporta innumerables ventajas y beneficios.

  1. Apenas necesitan mantenimiento. Los jardines verticales naturales normalmente requieren un mantenimiento a la hora de regar y podar las plantas. En cambio, el jardín vertical artificial apenas requiere de mantenimiento. Bastará con colocarlo y limpiarlo de vez en cuando para disfrutar de él en perfectas condiciones durante más tiempo.
  2. Valor estético y decorativo. Instalar un jardín artificial aporta un gran valor decorativo al crear espacios únicos que transmitan tranquilidad al aportar ese toque de naturaleza.
  3. Gran efecto realista. Las nuevas técnicas de fabricación permiten generar jardines verticales artificiales cada vez más realistas, aparentando las distintas especies de vegetación. Esto hace que sea difícil distinguir entre uno natural y uno artificial.
  4. Jardín vertical artificial barato. El hecho de ser artificial lo hace más económico si lo comparamos con la compra de plantas naturales. Esto supone una gran ventaja, ya que conseguimos el mismo espacio que con uno natural pero de manera más económica.
  5. Separa ambientes o espacios. Una pared de césped artificial puede ser una buena opción para separar diferentes ambientes o espacios de un lugar.
  6. Elemento ideal para decorar paredes vacías. Instalar un jardín vertical en una pared vacía de un local comercial o de una oficina aporta un toque de color, originalidad y personalidad.
  7. Supone un gran ahorro. El hecho de ser artificial permite ahorrar agua, ya que no necesitas instalar un sistema de riego.
  8. No atraen insectos ni provocan alergia. El jardín vertical artificial es perfecto si queremos evitar a los molestos insectos y, además, al ser plantas artificiales no provocan alergias en aquellos que la sufren.

Instalación jardín vertical artificial.

Aunque instalar un jardín vertical artificial es muy sencillo, si quieres conseguir un resultado óptimo puedes optar por contratar profesionales en este tipo de instalaciones.